• 19:43
  • jueves, 19 de septiembre de 2019

Miriam Al Adib Mendiri: “Es necesaria la educación sexual en los centros educativos”

Desde su condición de profesional aboga por trasladar a los jóvenes una información de calidad pues se les da de forma “muy mecanizada” y “no se trata bien”.

Miriam Al Adib Mendiri: “Es necesaria la educación sexual en los centros educativos”

Los jóvenes buscan la información sexual en sitios que “no son los apropiados” para aprender por lo que se hace cada vez más necesaria la información en los centros educativos.

Así lo considera la doctora Miriam Al Adib Mendiri, ginecóloga y obstetra desde el año 2000 en el Servicio Extremeño de Salud (S.E.S.) y con clínicas en Almendralejo y Zafra (Badajoz).

En las últimas semanas ha llevado a diferentes localidades el taller “La sexualidad femenina en las diferentes etapas de la vida” a través de la FEMPEX.

Desde su condición de profesional aboga por trasladar a los jóvenes una información de calidad pues se les da de forma “muy mecanizada” y “no se trata bien”.

Así, recuerda que las charlas en los colegios y centros de secundaria se basan en la función de óvulos y espermatozoides “sin tratar las emociones, el placer o la comunicación, como si el sexo fuese una gimnasia”.

La educación sexual está diseñada para ayudar a los jóvenes a sumar información, herramientas y motivación para tomar decisiones saludables sobre el sexo y la sexualidad por el resto de sus vidas.

Los programas escolares simplemente se basan en ayudar a cambiar comportamientos específicos relacionados a prevenir un embarazo o enfermedades de transmisión sexual

Y es, al no cubrir todas las necesidades “cuando se dirigen a internet y al poner la palabra sexo, van directos al porno”.

 

"Tenemos otras libertades que antes no existían,

pero hay otros aspectos que están invisibilizados

y cargados de tabúes”

 

En talleres como el celebrado esta semana, se aborda la sexualidad humana y la femenina en particular en cada una de las etapas de la vida, como un aspecto esencial en el ser humano y no lo que socialmente se entiende por sexo.

Una cita en la que tratar además los tabúes que existen en torno a la sexualidad pues reconoce que existe la mala creencia de que nuestros jóvenes están más informados “y no es así”.

Cierto es, continúa, que tenemos otras libertades que antes no existían, pero hay otros aspectos que “están invisibilizados y cargados de tabúes” sobre todo lo que se sale del “heteronormativismo”, como la “única sexualidad permitida, como si fuera la única que existe”.

Así, considera la sexualidad única en el ser humano “solo cambia según las particularidades de cada persona y sus características”

Durante la celebración de los talleres, la doctora Miriam se dirige a los asistentes para hablar de los estereotipos de belleza que, a su juicio, convierten a la mujer en objeto de deseo más que en sujeto.

Hay casos en los que “las mujeres no se valoran, no salen de esa sumisión y están marcadas dentro de un papel pasivo” por lo que si su pareja decide no usar medidas de protección contra enfermedades de transmisión sexual, “ellas acceden exponiendo su salud con tal de ser aceptadas”.

Es aquí donde entran en juego las enfermedades propias del sistema reproductor femenino cuya información viene predeterminada por expresar que la “única forma de tratar la sexualidad es contarles que todo aquello que les puede pasar no es ideal”.

Por ello considera que “hay que tratar la valía femenina y esto no pasa por como te valoren desde fuera sino que es tuya y tú eres activa y buscas tu placer”.

Además, ha hecho un repaso por la historia de la sexualidad femenina que siempre ha sido estudiada por hombres, desde la antigua Grecia hasta nuestros días y de la que se sigue haciendo debate en la mayor parte de sus ámbitos.

El objetivo de estos talleres es que los asistentes consigan aumentar la perspectiva y la dimensión de dónde están los fallos y abrir la mente a la sexualidad tanto del hombre como de la mujer pues “nos creemos que estamos más libres que nunca y la sexualidad va más allá de poder acostarnos con quien queramos”.